estudiantes

Estudiar en el extranjero y expandir tus horizontes

Ocio

Siempre se habla de las ventajas de dominar no solo el idioma propio, sino también de aprender otros idiomas. La oferta para realizar un año académico en el extranjero encuentra su atractivo principal en la oportunidad de que tu carrera no se verá interrumpida de ninguna manera y al contrario en ese año lograrás mucho más: aprender un idioma distinto al tuyo.

Al comprender las bondades de este sistema, las autoridades de los países han logrado que ese año sea convalidado con los estudios que ya realizas. Tú solo tienes que elegir el idioma: Inglés, Alemán o Francés, italiano, japonés chino, coreano y listo. Lo interesante es la combinación de las asignaturas habituales y la inmersión total en el idioma que quieres aprender.

Los niños van aprendiendo su idioma porque interactúan con él en la cotidianeidad, desde que nacen lo escuchan de los mayores, desde que despiertan lo escuchan en su entorno, lo miran escrito donde quiera que haya un anuncio, un libro, un periódico y otros. Miran la televisión, juegan, vayan donde vayan existe un constante bombardeo tanto visual como auditivo.

Lo anterior se enfatiza para ejemplificar lo que ocurre cuando realizas tu año académico en el extranjero, tu oído se agudiza, tu comprensión se desarrolla y en fin todos tus sentidos se ven estimulados a aprender ese idioma, al final te das cuenta que te resultó mucho más fácil de o que pensabas.

Hay una garantía de que aprenderás un segundo, tercer, o más idiomas, pero todo esto tiene un plus tendrás la oportunidad de explorar el mundo, de mirar otras costumbres, experiencia gastronómica, mirar la diversidad de la cultura, sin faltar la grandiosa oportunidad de conseguir una amplia red de contactos.

Cuando conoces otras latitudes ensanchas tus horizontes. Nunca serás el mismo después de esas experiencias, aprendes a tolerar, a valorar, eres capaz de hacer excelentes comparaciones de manera respetuosa de las costumbres, de los sentimientos. Comprendes de manera palmaria que cualquier actividad debe estar enfocada en la diversidad de personas, de manifestaciones artísticas, en fin de las distintas culturas.

Hay investigaciones que apoyan el hecho de que cuando se es más joven el aprendizaje de idiomas es óptimo, de allí la importancia de establecer edades entre los 12 y los 18 años. Muy conveniente para apoyar tempranamente el desarrollo a todo nivel, tal como se ha desarrollado en esta composición. Estudiar en el extranjero se asemeja a una extensión de las vacaciones. A por ellas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *